MUNDOS POSIBLES

El punto, podría decirse, es el origen de mi obra, ya que la línea es una sucesión de los mismos.

Puntos, líneas, planos. Todos son elementos básicos, simples, despojados, que combinados, logran crear una imagen concreta, una forma muy definida que puede reconocerse en toda mi obra.

Una imagen pregnante, que no representa un objeto en particular, ni nada en concreto que se encuentra totalmente desconectada de las asociaciones del conocimiento y hace entrar en funcionamiento la sensación.

Esta forma, multiplicada al infinito, va urdiendo una trama, que cobra cuerpo en el espacio.

Como las notas en una composición musical, que con sus infinitas combinaciones, ritmos, silencios e intensidades, crean distintas composiciones y que estimulan nuestra percepción permitiéndonos un viaje que alterna entre mundos.

De esta posibilidad de movimiento, surge esta última serie MUNDOS POSIBLES., donde el mundo real da origen al mundo imaginario, dos mundos posibles que no tienen que ser mejor o peor entre sí, simplemente distintos, construidos con distintos códigos y con base en diferentes modalidades.

Dice Adorno. “Las obras de arte se salen del mundo empírico y crean otro mundo con esencias propias y contrapuestas al primero, como si este mundo tuviera consistencia ontológica”

Según esta reflexión, el arte postula mundos posibles que alternan con el mundo cotidiano. La obra de arte, entonces, necesita ser tomada en cuenta como un todo. Los mundos posibles son tan reales como el mundo real, porque ese mundo de ficción posee una realidad dentro de la obra.

Los mundos posibles son mundos de papel que nos permiten soñar, aprender, anhelar y que nos conmueven. Los mundos posibles adquieren o pueden adquirir existencia en la medida en que sean admitidos por la mente humana, ella es la que los concibe.

Dark

Blanco y negro

Golden

Blue